1,2,3 probando, probando

En Transparent CDN entendemos la necesidad de tener optimizados los sitios webs, y por esto en nuestro #juevesdeblog os hablaremos de una de las estrategias para optimizar el funcionamiento de vuestras webs y de cómo desde Transparent CDN os podemos ayudar: el A/B Testing.

Hoy en día todo se basa en datos, datos y más datos. Afortunadamente, disponemos de diferentes herramientas que nos ayudan a tomar mejores decisiones para tener, en este caso, nuestros sites optimizados. 

En el mundo digital, la cantidad de visitantes que recibe un sitio web es igual a la cantidad de oportunidades que se tiene para expandir el negocio a través de la adquisición de nuevos clientes y del mantenimiento de los existentes. Cada visitante llega a un sitio web buscando cumplir un objetivo específico: ya sea comprender un producto o servicio, comprar algo, aprender sobre un tema en particular o, simplemente, navegar. Sea cual sea el objetivo, es posible que se enfrente a algunos puntos débiles, como no encontrar fácilmente un botón de “comprar” o un CTA claro. O, simplemente, los colores de la web no llamaron su atención, lo cual condujo a una mala experiencia de usuario. 

Una de las herramientas más utilizadas en el mundo digital para mejorar la experiencia de usuario y optimizar el embudo de un sitio web es el A/B Testing. En su definición más básica, el A/B Testing no es más que una forma de comparar dos versiones de algo para determinar cuál funciona mejor. 

Mediante el A/B testing podemos exponer a los usuarios a dos experiencias ligeramente distintas. Algo tan simple como cambiar el color de un botón en la interfaz o el tamaño de este genera una reacción en los usuarios. El A/B Testing se encarga de evaluar todo, desde el diseño de sitios web hasta ofertas en línea, titulares y descripciones de productos, para después analizar el funcionamiento de cada una de estas variables, entender el comportamiento del consumidor y, así, ofrecer una mejora real que se convierta en la consecución de los objetivos planteados. 

Vale, pues esto suena bien, pero ¿qué hay del rendimiento y la seguridad que nos ofrece una CDN? ¿Podemos implementar un modelo A/B testing sin renunciar a ella?

‌Transparent CDN y su sistema de cacheo (Varnish) cachean las respuestas que devuelve el origen por completo, por lo que la mayoría de las peticiones de los clientes no llegan al servidor de origen. Si el sistema de A/B testing depende de una lógica ubicada en origen, aunque un cliente asignado a la variante A nos solicite la web, este podría recibir la variante opuesta cacheada en su lugar (y viceversa). Esto no es para nada lo que queremos y cualquier información obtenida en el experimento del A/B testing sería entonces nula.

En realidad existen múltiples formas de solucionar esta situación con las herramientas que tenemos a nuestro alcance. Vamos a ver un ejemplo sencillo, donde separamos a los clientes por su dirección IP:

 

En el ejemplo, vemos cómo se establece una cabecera :abtesting para distinguir entre las distintas variantes. Después, dependiendo de la IP del cliente, le asignamos una distinta. Esto lo podríamos hacer en base a cualquier otra cabecera u otros parámetros de la request. Aquí estamos haciendo un balanceo entre las variantes del 30%/70%, ya que las IPs que terminen en 0, 1 o 2 irían con la variante «B» y el resto, con «A».

‌Por último, establecemos la cabecera X-Vary-TCDN, una cabecera especial interna que gestiona las variantes de caché, incluyendo el valor de abtesting y guardando así una versión distinta del objeto en la caché para cada variante, logrando de esta forma obtener los beneficios tanto de la CDN como los del A/B testing.

En cuanto al servidor de origen, este sólo tendría que servir la variante adecuada según la cabecera abtesting cuando se produzca un miss en el sistema de caché.

Ya sabéis otra manera más de optimizar vuestra web junto a Transparent CDN. ¿Qué esperáis para probarla? ¡Empieza ya haciendo click aquí!